Llevar una dieta balanceada y comer adecuadamente es importante a cualquier edad, pero tratándose de una etapa de desarrollo físico e intelectual es aún más significativo.

Los niños necesitan alimentarse por tres principales razones: crecer, tener energía para realizar actividad física y aprender.

De acuerdo con un artículo publicado en bbmundo, estudios recientes en Estados Unidos, muestran que los niños con dietas más balanceadas durante la mañana tienen entre 10 y 17% mejor rendimiento en exámenes estandarizados.

Es por eso que debemos pensar en el lunch más allá de una pequeña comida para saciar el hambre.

A continuación algunas recomendaciones que ayudarán a facilitar ideas para armar un buen lunch:

  1. Porciones pequeñas y fáciles de comer.
  2. Evitar las calorías bebibles: sustituye jugos por fruta entera y agua natural.
  3. Investiga un poco más sobre los grupos de alimentos y sus beneficios, así podrás darte una idea de qué elementos agregar al lunch de tus hijos y hacerlo balanceado.
  4. No olvides incluir lácteos: queso, yogurt… Todos ricos en calcio y Vitamina D.
Recuerda que el metabolismo de chicos y grandes, funciona mejor cuando comes porciones pequeñas constantemente.